El arte de robar, tan arraigado en nuestra cultura, se ha acrecentado con la aparición de Internet y las Redes Sociales. Al parecer aquí vale todo, todo vale. Y al que le moleste, que se joda.
He de decir que en otro post (y siempre lo he defendido) comentaba que en mi opinión todo lo que se publica en internet es de dominio público. Esto es así. Siempre he considerado que cualquier artista o creador, fueraparte (que diría el otro) de las obvias compensaciones (económicas, sociales, reconocimiento, premios…) pone a disposición del púbico sus creaciones. Cuidado! Esto no quiere decir que me lo regale. Pero si está ahí… Voy a poner un ejemplo:
Entro en la web de un pintor. Veo un cuadro precioso de una joven en bicicleta con unas flores preciosas. ¡Vaya! Precisamente estoy escribiendo en mi blog un post sobre la primavera. ¡Genial! Copio y pego. ¿Esto es robo? Pues mire usted, depende. Si mi blog es personal, lo lee la familia y los amigos y, por supuesto, no tengo publicidad ni recibo un duro por él, creo que no sería robo. (Y no entro en el tema moral de citar al autor e incluir un link a su web). No creo que el pintor se molestase, es más, creo que en este caso le estaría haciendo una publicidad gratuita. Si, por otra parte, copio el cuadro, lo incluyo en el diseño de la publicidad de mi floristería, y pongo una valla de 8×3 metros en la carretera indicando la oferta del mes… Pues, mire usted… sobran comentarios.
La cuestión es que podríamos debatir de dos formas: moral y legalmente. Desgraciadamente la moral de cada uno es como la razón del otro. Es decir, que como jamás nos pondríamos de acuerdo, habría que legislar la moral, y dejaría de ser honesta.
En cuanto a la ley. Muchos desconocen que allá por 1886 se firmó por primera vez el Convenio de Berna, donde se reguló por primera vez el derecho de los autores/creadores a proteger su obra (incluso sin necesidad de registrarla en ningún organismo del tipo Registro de Patentes o registro de la Propiedad Intelectual). Apenas hay unos pocos países en el mundo que no están adheridos a este convenio.
Y aquí, una vez más, es donde nos pasamos por el forro aquello de que “el desconocimiento de la ley no exime de cumplirla”. Qué curioso, todo el mundo se sabe esta frase pero olvida algunas leyes básicas…
Ahora, aquí, repito, vale todo. Y esto ocurre por varios factores:
.- Falta de legislación. Porque los gobiernos, en realidad, hasta hace media hora no tenía ni puta idea de qué hacer.
.- Anonimato. O supuesto anonimato que nos da la falsa creencia de que no nos van a pillar.
.- Envidia. Tipical spanish. Antes me gustaba tu coche, te envidiaba, pero no se me ocurría robártelo. Ahora robar es fácil y sale barato.
.- Prepotencia. Como tengo 10.000 followers, soy una Star, y como soy una Star, hago lo que me da la gana sin preguntar y sin mirar las consecuencias. (Total, como soy una Star si algo ocurre me van a defender miss 10.000 followers. (tururú))
.- Carencia de creatividad. No todos somos artistas/creadores. No todo el mundo tiene la capacidad de crear, por mucho que nos lo creamos y nos lo diga nuestra mamá, los vecinos del quinto e incluso todos esos seguidores que nos hacen ser Star.
.- Vagancia. “Si hay que ir, se va, pero ir pa na….” Pues eso. ¿Para qué tirarme días diseñando algo que ya ha hecho otro? ¿Por qué pensar una frase para dar los buenos días si pongo en san Google “frases famosas de buenos días” y me salen mil? ¿Para qué esperar a que anochezca y captar en una foto ese instante si en IG tengo cientos similares? (podría seguir, pero eso ya es otro post)
.- Incompetencia. En último lugar, y en primera posición, la mejor de las virtudes del ladrón. Olvidad todo lo anterior. Sí, es envidioso, prepotente, vago… pero su principal problema es que no tiene ni pajolera idea de casi nada. Y lo que hace es encubrir su incompetencia con bonitos adornos. Y lo jodido es que a algunos les funciona.
Y como a algunos les funciona, pues otros lo intentan, y otros se especializan. Hay varios tipos de Ladrones 2.0.
Ladrones de guante blanco. Este es el de toda la vida. El elegante. El que roba y nadie se entera (excepto la víctima, y ni siquiera en muchos casos). No suele divulgar a los cuatro vientos su hazaña. (Por poner un ejemplo, un ladrón de este tipo utilizaría el plagio en sus presentaciones, pero jamás en su blog.)
Ladrones mu tontos. De esos que entran en el banco a robar y se les cierra la puerta. Pues también los hay 2.0. Esos estúpidos que por vaguería e incompetencia dejan los enlaces de las fotos o los links sin modificarlos y, claro está, se les pilla al vuelo. (A veces lo hacen sin saberlo, es que son tontos los pobres, así de simple.)
Ladrones negadores. ¿Qué yo qué? No, no, no. El post es mío. Yo lo escribí antes.
Ladrones plagiadores. Estos van de listos. Te cambian dos comas, incluyen un par de frases célebres, añaden a un par de amiguetes y listo, Calixto. (Estos también se creen en ocasiones que son los únicos que leen el Washington Post.)
Ladrones silenciosos. No son los que entran sin hacer ruido. En el 2.0 son los que roban y callan. Por mucho que les acuses, nada dirán. Piensan que es mejor no levantar la voz ni montar alboroto. Ya pasará, se dicen…
Ladrones fichados. A estos los conoce bien la poli 2.0. Es decir, que los conocemos todos a poco que entres en las RRSS. Les han cazado cientos de veces. De ellos se sabe que todo su contenido es robado (jamás mencionarán a la fuente porque ya es demasiado tarde para rectificar). Éstos, además de ladrones, suelen ser artistas de la suplantación y de los disfraces.
Bandas de ladrones. Sí, también las hay. Bandas organizadas. Lo que ocurre en el 2.0 es que actúan de dos formas. En grupo o de forma individual pero con el apoyo incondicional de sus secuaces (éstos serán los primeros en compartir y darle al me gusta). A veces (cada vez más frecuentemente) detrás de estas bandas hay empresas.
Hay herramientas, cada vez más, por supuesto, para saber si te han copiado/plagiado… Aquí van algunas:
Para texto (además del clásico copia/pega en Google), las que recomiendan son CopyScape, PlagiarismChecker.
Para imágenes, Google Imágenes e ImageRaider.
A todo esto (que ya comenté en otro post) eso del Copyright es un invento chino, lo advierto. Nada está protegido por derechos de autor hasta que se registre y se demuestre lo contrario. (Y nada de Convenio de Berna. Acudid a un juzgado y acogeros a eso, ya verás qué os dice el juez…). Además, tened en cuenta que cada vez que dais a aceptar en la letra pequeña de Twitter, Instagram, Facebook, Blogger, WordPress, etc… aceptáis que podrían copiar vuestras creaciones, incluso utilizarlas con fines comerciales… Así está la cosa.
En fin. Para terminar, una vez expuesto lo exponido, digo: (espero que la frase no la haya registrado alguien ya, de ser así, no lo sabía, en serio. En serio, coño!) ¡No seáis hijosdeputa!
No hacen falta leyes, no es necesario tener razón, no es preciso ser extremista (lo mío es mío y demás, o que te robo porque me da a mí la gana). Lo único que hace falta es ser coherente, tener juicio, ser honesto, aplicar el sentido común, currar un poquito y dejad de ser unos putos vagos, educación… mejor no sigo, porque algunos ya se han perdido.
No voy a dar las claves o hacer un decálogo de prácticas honestas 2.0. Entre otras cosas porque, como en 1.0, nos transformamos, y aunque haya leyes, normas y el sentido de la educación, cuando nos ponemos frente al volante, nos transformamos. Lo mismo ocurre con muchos cuando nos ponemos a los mandos de las RRSS.
En cualquier caso, de igual forma que pongo en mi bio de Instagram “Todas las fotos son tuyas, te las regalo”, pues este post es tuyo, te lo regalo, en serio. Haz lo que quieras con él, y en tu juicio, tu honestidad y tu generosidad está el enviarme un jamón por Navidad (o al menos mencionarme, aunque sea en Times New Roman a tamaño 4).
Y ya concluyo, agradeciendo los buenos ratos que he pasado buscando info y encontrando cosas como estas:
Ana Mata, que escribe tontunas en su blog, dedicó hace tiempo un post a “Las anécdotas más divertidas de plagio de contenidos”. Está muy bien, divertido…
Menuda aventura de Elia Guardiola! Lo cuenta en su blog con nombres y apellidos.“Plagio. Ese arma de cobardes y pseudoprofesionales.”
Alucinante el caso de Lele Lerele. No tiene desperdicio. “Me han plagiado. ¿Qué hacer en caso de plagio?”.
A Lupe Calvo también le pasó una de esas historias para no dormir. “7º mandamiento: no te aprovecharás del trabajo ajeno”.
Y hay muchas más, pero ya está…. Acabo con una frase que me acabo de inventar…. “Para vivir existen 3 métodos: mendigar, robar o realizar algo“. Reflexionad…. (Bueno, venga, la frase no es mía, es del Conde de Mirabeau, pero como no tiene Twitter…. 😉
P.D.: El título es un dicho popular modificado. En realidad la frase es “De golpe y porrazo se enriquece el ladronazo”. ¿Plagio, robo o inspiración?
FIN (ahora sí 😉